Para continuar llevando una vida independiente, uno de los primeros obstáculos que las personas con pérdida de visión deben enfrentar es el manejo de los medicamentos. Esos obstáculos pueden ser tomarse una aspirina para un dolor de cabeza, el control de regímenes de varias pastillas o la medición de insulina. La mayoría de las personas pueden superar dichos obstáculos adquiriendo algunas nuevas destrezas. Si bien los tratamientos con insulina en efecto presentan más desafíos de lo habitual, se pueden dominar con los implementos, el tiempo y la atención adecuados. Su educador en diabetes debe ser el recurso primario de información pero aquí le damos algunos consejos (en inglés). Extracción de insulina con frasco y jeringa Cuándo descartar un frasco de insulina Acerca de los dispositivos para administrar la insulina Plumas de insulina Inyección en el aire y la pérdida de visión Adaptación de la bomba de insulina

Extracción de insulina con frasco y jeringa

El uso de lupas para jeringas o dispositivos de medición táctil hacen que sea sencillo medir una dosis correcta de insulina usando un frasco (ampolleta) y una jeringa, aunque padezca una grave pérdida de visión. Si opta por cualquiera de estos métodos, deberá saber cómo eliminar las burbujas de aire de la jeringa. Aunque no son peligrosas en caso de inyectarse, si quedan burbujas de aire en la jeringa significa que no ha recibido parte de su dosis de insulina. Como no podrá ver las burbujas, necesitará una forma confiable de asegurarse de que se hayan eliminado de la jeringa. Dé estos pasos:
  1. Llene la jeringa con una cantidad de aire equivalente a su dosis de insulina.
  2. Inyecte el aire en el frasco de insulina.
  3. Dé vuelta a la jeringa y al frasco de modo que el frasco esté arriba, boca abajo. Con la mayoría de los dispositivos de medición, esto resulta f?cil porque los dispositivos sostienen la jeringa y el frasco juntos.
  4. Tire del émbolo hacia afuera y vuelva a introducirlo 3 veces (no saque el émbolo por completo). La primera vez que lo haga, probablemente escuchará que entran burbujas de aire en el frasco de insulina. A la tercera vez, ya no escuchará burbujas.
  5. Extraiga su dosis de insulina.
Si está utilizando un dispositivo para mezclar dos tipos de insulina:
  1. Llene e inyecte aire en la insulina de acción prolongada en primer lugar, pero no extraiga insulina.
  2. Inyecte aire en su insulina de acción rápida y realice el procedimiento anteriormente descrito.
  3. Para terminar, extraiga la insulina de acción prolongada. No vuelva a introducir insulina en el frasco.

Cuándo descartar un frasco de insulina

Si está extrayendo insulina de un frasco, deberá saber cuándo es momento de desecharlo. Cada frasco de insulina contiene 1,000 unidades. La insulina tiene una vida útil de aproximadamente cuatro semanas. Si usted usa menos de 1,000 unidades por mes, una buena regla general es cambiar el frasco de insulina una vez al mes. Si usa más de un frasco por mes, es importante cambiar el frasco antes de que se acabe la insulina. Si el nivel de insulina llega a menos de 50 unidades, es más probable que extraiga aire en la jeringa sin darse cuenta. Si no puede evaluar a simple vista la cantidad que queda en forma visual, puede calcularlo matemáticamente. Recuerde, cada frasco de insulina tiene 1,000 unidades. Debe cambiarlo antes de extraer las últimas 50 unidades. Para calcular cuántos días puede usar un frasco de insulina:
  1. Reste 50 a la cantidad total; usará 950 unidades de insulina de un frasco nuevo.
  2. Divida 950 unidades entre su dosis diaria. Por ejemplo, si usa 50 unidades de insulina en total por día (ya sea en una, dos o más dosis juntas), eso es 950 dividido entre 50, lo cual le da 19 días de insulina por frasco.
  3. Si 950 no es divisible exactamente por el valor de la dosis, más vale que deje en el frasco insulina de más y no de menos. Por ejemplo, si toma 48 unidades de insulina por día, igualmente usará el frasco de insulina durante 19 días.
Una forma fácil de llevar el control de cuándo cambiar el frasco de insulina es:
  1. Si toma insulina una vez al día, cuente la cantidad de jeringas que usaría para dejar al menos 50 unidades en el frasco. En el ejemplo anterior, si toma las 50 unidades en una dosis, contará 19 jeringas.
  2. Si toma insulina más de una vez por día, multiplique la cantidad de días por las dosis de un día. En el ejemplo anterior, si toma 25 unidades por dosis, y toma insulina dos veces por día, multiplique 19 días por 2 dosis. Necesitará 38 jeringas.
  3. Aparte la cantidad de jeringas que contó. Póngalas en algún recipiente (por ejemplo, en una caja, una taza o un cajón). Cuando las haya usado todas, será hora de empezar un frasco nuevo.

Acerca de los dispositivos para administrar la insulina

Hay varios tipos de lupas para jeringas que pueden ser buenas para las personas con poca visión pero confiable. Sin embargo, si su visión fluct?a o está cambiando, tenga cuidado. Estas lupas sólo ofrecen un aumento del doble del tamaño. Muchas personas con trastornos de la visión y diabetes descubren que su visión empeora cuando la glucosa en la sangre está alta. Ese es un momento en el que debe poder medir la insulina con exactitud. Por lo tanto, asegúrese de poder usar la lupa incluso cuando la visión está en el peor momento. Si tiene alguna duda, elija en cambio un dispositivo de medición táctil. Hay varios tipos de dispositivos táctiles en el mercado, muchos de los cuales pueden ser usados independientemente por las personas con poca visión. Los siguientes dispositivos dan a los usuarios la capacidad de obtener una medición precisa no visual de insulina utilizando jeringas desechables estándares.
  • El soporte Inject-Aid sostiene el frasco de insulina y la jeringa alineados para que la aguja de la jeringa se pueda introducir fácilmente en forma correcta. Se puede usar con cualquier tamaño o marca de jeringa. Puede ser inconveniente para las personas con poca visión porque necesitarán una persona vidente para configurar previamente el dispositivo a una dosis de insulina. No puede configurarlo a una dosis distinta independientemente.
  • El soporte de jeringas Safe Shot está disponible en versiones roja y amarilla para que sea fácil distinguir dos dosis diferentes de insulina. Sostiene un frasco de insulina y jeringa alineados de modo tal que la aguja de la jeringa sea fácil de introducir correctamente. Se puede usar con cualquier marca de jeringa. Sin embargo, al igual que Inject Aid, la dosis debe estar previamente configurada por una persona vidente.
  • El soporte Syringe Support sostiene un frasco de insulina y la jeringa alineados para que la aguja de la jeringa se pueda introducir fácilmente en forma correcta. Si tiene trastornos de la visión, puede fijar independientemente cualquier dosis deseada girando un tornillo de calibración. El dispositivo también se puede usar para mezclar tipos de insulina. Es exacto sólo cuando se usa con una jeringa BD de 100 unidades.
  • Ya no se fabrica el dosificador Count-a-Dose pero es posible que algunos comercios todavía lo vendan. Se usa con una jeringa de marca BD de 50 unidades. Puede contener uno o dos frascos distintos de insulina. Para medir la insulina, el usuario gira una ruedita usando el dedo gordo de la mano derecha. Podrá escuchar y sentir un clic de la ruedita por cada unidad de insulina. La insulina se puede medir en cualquier dosis, en incrementos de una unidad.

Plumas de insulina

Una pluma de insulina parece una pluma grande, pero está llena de insulina en vez de tinta. Algunas plumas pueden cargarse con cartuchos que usted mismo pone en el dispositivo. Otras vienen ya llenas de insulina (conocidas como “precargadas”). La mayoría de las personas encuentran en las plumas precargadas la opción más sencilla, ya que su uso requiere menos pasos. En todas las plumas de insulina, usted mismo fija la dosis girando una perilla en el extremo de la pluma. Al hacerlo, produce un clic que podrá escuchar y sentir para cada unidad de insulina. Para aplicarse usted mismo una inyección con una pluma, usará una aguja desechable que debe enroscar en el extremo de la pluma. Luego de la inyección, usted quita la aguja. Hay otro dispositivo, el Innolet, que funciona en forma similar a una pluma de insulina pero tiene otra forma. Usted fija la dosis girando un disco igual a un reloj de cocina. Igual que una pluma, funciona con agujas desechables que se enroscan y desenroscan. La mayoría de las plumas de insulina que se venden en EE. UU. contienen una renuncia de responsabilidad en donde dice que no están fabricadas para personas con trastornos de la visión. Aunque no se han diseñado estos dispositivos para accesibilidad total, se pueden usar independientemente con capacitación y práctica. En todo el mundo, las personas con trastornos de la visión usan con éxito las plumas para medir y administrarse la insulina con independencia. No obstante, se recomienda que las personas con trastornos de la visión reciban instrucción sobre el uso de la pluma de parte de un educador en diabetes que pueda verificar la precisión de sus técnicas.

¿Cómo saber cuando quede poca insulina en mi pluma de insulina?

La respuesta difiere dependiendo del tipo de pluma que esté usando. Una pluma precargada que esté casi vacía simplemente no medirá una dosis superior a la cantidad restante. Por otra parte, algunos dispositivos recargables miden una dosis mayor a la cantidad de insulina que les queda. En ese caso, tendría que controlar atentamente su suministro de insulina para evitar aplicarse una dosis inferior a la necesaria. Todos los cartuchos de pluma que hay actualmente en el mercado contienen 300 unidades de insulina. Puede calcular cuánto tiempo le durará un cartucho del mismo modo en que puede calcular cuánto tiempo podrá usar un frasco de insulina, tal como se describió anteriormente. (Pero no es necesario que reste 50 unidades, ya que no tiene que dejar resto alguno de insulina en el cartucho de la pluma). De igual manera, puede llevar el control de cuánto tiempo debe usar un cartucho contando agujas de pluma en vez de jeringas, tal como se describió anteriormente.

La inyección en el aire y la pérdida de visión

Un procedimiento que las personas deben adaptar en todas las plumas de insulina y dispositivos similares es la inyección en el aire. Esto implica dejar salir una pequeña cantidad de insulina con la pluma apuntando hacia arriba, en el aire. Se hace para eliminar todas las burbujas de aire que puedan haberse juntado en el cartucho. También es para asegurarse de que el sistema esté funcionando debidamente. Cuando ha salido una cantidad de insulina suficiente, suele gotear por el lado de la aguja. Al golpear el borde de plástico de la aguja contra el dorso de la mano o la parte interna del brazo, la gota cae en la piel. Si las gotas fueran demasiado pequeñas como para sentirlas, puede esparcirlas con los dedos de la otra mano, soplarlas y sentir la frescura. Además, muchas personas pueden percibir el olor característico de la insulina. Para obtener más información (en inglés):

Adaptación de la bomba de insulina

Funcionamiento de la bomba

Una bomba de insulina es un pequeño dispositivo electrónico, más o menos del tamaño de un localizador de personas o un teléfono celular, que se usa para administrar insulina. La mayoría de los sistemas de bomba están compuestos por:
  • La bomba misma
  • Un tubo que pasa la insulina desde la bomba hasta el cuerpo
  • Un juego de inserción, una aguja o un trocito de tubo colocado justo por debajo de la piel para introducir la insulina en el cuerpo
Por lo general, en las bombas sólo se usa insulina de rápida acción. Se administra en el cuerpo de dos maneras:
  • Como dosis basal, una pequeña cantidad administrada constantemente para mantener la glucosa en la sangre estable entre comidas, y
  • Como dosis en bolo, una cantidad de insulina administrada con una comida calculada para permitir al cuerpo absorber carbohidratos y corregir si la glucosa en la sangre está alta. Este método imita la forma en que funciona el páncreas en las personas que no tienen diabetes.

Desafíos y beneficios

El uso adecuado de una bomba de insulina requiere una amplia instrucción por parte de un educador en diabetes especialmente capacitado para esa tarea. También requiere de un buen seguimiento con un médico, por lo general un endocrinólogo. Para quienes pueden manejar la bomba con éxito, los beneficios son muchos. Podrá afinar la administración de insulina en formas que no son posibles con la insulina inyectada. Esto, a su vez, podrá ayudar a mantener sus niveles de glucosa en la sangre muy cerca de lo normal, a menudo con menos hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre) lo que es posible con la insulina inyectada.

Accesibilidad

Las bombas no son de uso común entre las personas con trastornos de la visión. Sin embargo, hay personas con poca visión que están usando todos los sistemas de bomba de insulina disponibles actualmente en el mercado. Incluso algunos usuarios de insulina con ceguera total encuentran formas de manejarse con una bomba, si bien les requiere un esfuerzo extraordinario. Las bombas de insulina no han sido diseñadas para las personas invidentes. La mayoría de las bombas en la actualidad utilizan pantallas sucesivas. Tienen menús visuales para realizar procedimientos de rutina tales como la configuración de la dosis basal y en bolo y tener acceso a la memoria de la bomba. Si tiene una pérdida mínima de visión, hay dos funciones que pueden ayudar a hacer que las pantallas sean al menos parcialmente accesible: la iluminación de la parte de atrás de la pantalla y una lupa para la pantalla de la bomba. En general, los usuarios de bombas con trastornos graves de la visión sólo pueden tener acceso a algunas de las capacidades de la bomba de insulina.

Para saber si una bomba funcionaría en su caso

Deberá consultar con un médico que recete bombas de insulina regularmente. Por lo general se tratará de un endocrinólogo, pero otros médicos también entienden las bombas. Como hay muy pocas personas con trastornos de la visión que usan bombas de insulina, puede que su endocrinólogo nunca haya trabajado con ellas. Sea persistente. Un educador en diabetes que trabaje con bombas de insulina o los instructores en el uso de las bombas de las empresas fabricantes podrán ayudarlo a decidir si una bomba de insulina podría dar resultado en su caso. Para obtener más información (en inglés):
Share